Principales enfermedades relacionadas con la alimentación


La obesidad y el sobrepeso


La obesidad y el sobrepeso son dos de las enfermedades relacionadas con la alimentación más preocupantes debido a su alta incidencia. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), han alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial y, cada año, causan el fallecimiento de al menos, 2,8 millones de personas en el mundo.

Cuando se ingieren alimentos que aportan más energía de la que se quema mediante el metabolismo basal y el ejercicio, esta se acumula en exceso dando lugar a un aumento de peso que puede derivar en obesidad.


Además del desequilibrio entre el consumo de calorías y el gasto de energía, hay otros factores que influyen en el desarrollo del sobrepeso y la obesidad como el metabolismo basal, la presencia de trastornos endocrinos y factores genéticos.




El índice de masa corporal (IMC)



El índice de masa corporal (IMC) se obtiene dividiendo el peso en kilogramos entre el cuadrado de la estatura en metros, de acuerdo con la siguiente fórmula: IMC = peso [kg]/ estatura [m2].


Para la OMS existe sobrepeso cuando el IMC obtenido es igual o superior a 25, y obesidad si es igual o superior a 30.

Debemos ser conscientes de que antes de llegar a un valor asociado con obesidad, podemos tomar medidas preventivas cuando la persona tiene sobrepeso, para evitar consecuencias mayores.

Por ello, es fundamental poner todos los esfuerzos en la prevención, ya que una vez se tiene obesidad el tratamiento es complicado y no siempre exitoso. Las personas que han sido obesas tienen dificultades para mantener un peso adecuado a largo plazo.

Tanto la prevención como el tratamiento del sobrepeso y la obesidad se fundamentan en dos pilares: la actividad física moderada y una nutrición apropiada. En estos casos es necesario trabajar con profesionales que pauten hábitos de alimentación y ejercicio, adecuándose a las condiciones físicas y de salud de cada individuo.



La diabetes


La diabetes es una patología que se da cuando los niveles de azúcar o glucosa en sangre están por encima de lo normal. Si esto ocurre es necesario un tratamiento para evitar que dicha condición genera lesiones en diversos órganos del cuerpo, como el riñón, los ojos, el corazón o el sistema nervioso central, o que pueda derivar en enfermedades cardiovasculares o derrames cerebrales.


La diabetes se clasifica en dos tipos principales:


  • Tipo 1 o insulino dependiente: a menudo comienza en etapas tempranas de la vida, entre los 8 y los 14 años, de ahí que también se le denomine diabetes juvenil.

  • Tipo 2 o no insulino dependiente: suele comenzar a una edad más avanzada que la anterior, y es más común.




El cáncer


Como indica la OMS, el cáncer se encuentra entre las primeras causas de muerte hoy en día y en muchos casos su incidencia va en aumento. Por este motivo es una de las enfermedades que más preocupa a la sociedad.

Cada vez es más evidente el vínculo de la dieta con la aparición de ciertos tipos de cáncer. Los países industrializados han sufrido un cambio en los patrones de alimentación, priorizando una dieta rica en grasas y pobre en fibra, fruta y verdura. En el caso del cáncer colorrectal, su riesgo aumenta con dietas basadas en ácidos grasos saturados y ricas en carnes rojas, embutidos y alcohol. Además, la grasa abdominal incrementa el riesgo de sufrir este tipo de cáncer.



4 visualizaciones0 comentarios